sábado, 31 de agosto de 2013

Por real Igualdad: elementos para el análisis del ‘fracaso escolar’ (desde y para la clase)…


¡Hermosa imagen ofrecida, con algebraica fórmula sobre piedra de la ley, por Nacho Porto desde sus talleres del finisterrano Cornido: "aunque seamos todas las personas iguales, más o menos, tan solo una distinta conseguirá siempre que todo resultado también acabe siéndonos incomparable ya"...!

 

Y muy jugosas las conclusiones de lo que reciente bien sintetizó Salus Martín para el Colectivo Gramsci que, tan oportuna mente, trabaja incansable bajo su lema del "INSTRUÍOS, porque tendremos necesidades de toda nuestra inteligencia". Se trata de una reedición sobre material previo que ya debatió el Colectivo Baltasar Gracián por la reconstrucción de la Enseñanza Pública [1] :  
                       .
1) Existe (en las posiciones de la sociología crítica) un marcado desprecio del mérito individual, y, de paso, también del mérito de la clase trabajadora como tal; un marcado desprecio, por tanto, de la inteligencia del trabajador (o de sus hijas e hijos) para adquirir todo tipo de conocimientos y de capacidades intelectuales, y un real menosprecio del interés que pudieran tener esas adquisiciones para los trabajadores (es decir, para sus hijas e hijos, y para la clase en su conjunto) [2] [3]. Deberemos defender, por tanto, la valoración positiva y el estímulo del mérito individual; y, en conexión estrecha también con ello, o del mérito de la clase obrera.     
               .
2) Promoción consiguiente para el trabajo intelectual personal [también menospreciado por los beatos del colectivismo gregario, a menudo dominante en la izquierda realmente existente, y muy negativo para la consecución de los intereses estratégicos de la clase trabajadora: sin capacidad personal para adquirir todos los conocimientos y sin capacidad para pensar por cuenta propia, el logro de la revolución es una mentira que se maneja con intención de engañar-manipular a los trabajadores, tomados uno a uno y como clase], así como de la colaboración colectiva intelectual [en todo caso, la colaboración es consecuencia de la original empresa intelectual personal, la cual, a su vez, procede del original esfuerzo personal, de la original autodisciplina personal, del original deseo personal de conocimientos, de la original fuerza de voluntad personal y de la original capacidad para responsabilizarse de los propios pensamientos y de los propios actos. Y, a su vez, se ha de convertir, en una vía de doble dirección, en fuente de estímulos personales].
                                                                     .
3) La “promoción individual” no es una ideología, sino una “necesidad” de cada ser humano [lo contrario desemboca en regímenes totalitarios estalinistas o tipo '1984': cuando los seres humanos no piensan por su cuenta, son convertidos por la fuerza de la propaganda y del miedo en corderos indefensos al servicio del poder establecido]: desenmascarar la ideología subyacente a esa consideración negativa de la “promoción individual” en relación con los miembros de la clase obrera ['lo que es bueno para la clase media y la burguesía no es bueno para la clase trabajadora'; etc.]. Por contra, desarrollar una teoría de la promoción individual como fuente de estímulo para la autodisciplina; la construcción de voluntad y responsabilidad; la capacidad de esfuerzo; el aprendizaje de conocimientos, capacidades y actitudes, y la colaboración solidaria con las otras “promociones individuales”: de modo que la de cada cual contribuya a las individuales y a las colectivas o de todos (puesto que no se trata de una competición de suma cero y, ni siquiera, de una competición a secas).
             .
4) La "retórica de la igualdad” puede (y debe) dejar de ser (sólo) retórica para convertirse en verdadera voluntad igualitaria (puesta consecuentemente en acto; salvo que se piense que la igualdad es imposible, desaconsejable, contraproducente o peligrosa). Hay que hacer la crítica (desde la izquierda y desde los intereses de los grupos sociales dominados) de los críticos de la “retórica de la igualdad”, que no hacen nada por desarrollar una acción y una teoría a favor de tal igualdad; y que, así, condenan a los más desfavorecidos hasta la impotencia personal y de clase; o a la pasividad y la apatía políticas.
                  . .

5) No hay ningún conflicto entre trabajo manual y trabajo intelectual que no sea el alimentado por las ideologías de clase; por lo tanto, aquí también el conflicto se supera en la práctica con la comprensión de lo que significan esos trabajos. Además, en la escuela debe desarrollarse sobre todo la capacidad intelectual; y de todos (a no ser que se entienda la educación como forja del trabajador y de sus destrezas para el trabajo manual, lo cual es muy reaccionario). Lo cierto es que una posición de clase (que busque el progreso de los grupos sociales dominados y el aumento de su poder y su capacidad para destruir las estructuras de la dominación) debe partir de la idea irrenunciable de que la educación no debe preparar para el trabajo [entendiendo "preparar para el trabajo" como se viene entendiendo, es decir, que los que van destinados a los trabajos puramente manuales deben ser formados para adquirir destreza en esos trabajos, y que los que van destinados a los trabajos puramente intelectuales deben ser formados para adquirir capacidades reflexivas y conocimientos profundos de la realidad]. Y esto porque no deben existir adscripciones sociales a los trabajos, ni tipos de individuo según su trabajo o nivel económico [cfr. 'Un mundo feliz'], ni categorías según el tipo de trabajo. La educación debe formar a todos para ser seres humanos completos, con todos los conocimientos y las capacidades necesarias para ser ciudadanos reflexivos y críticos que no puedan ser manipulados y utilizados por los poderes dominantes, y que puedan, llegado el caso, construir, individual y colectivamente, otro tipo de estructuras políticas y otro tipo de sociedad y de economía.
        .

6) Minoría de edad irresponsable e infantilización sistemática frente a maduración y responsabilidad personal como sujetos: los “colegas” [4] son individuos “irresponsables” e “insolidarios” (insolidarios, sobre todo, en relación con su clase social y con sus compañeros de clase escolar), son “machistas” y “racistas”: representan lo peor de lo que el sistema capitalista es capaz de hacer con los seres humanos que no saben defenderse racional y emocionalmente (como “sujetos morales” y “políticos” libres y autónomos que debieran ser). La educación debe conseguir erradicar este tipo de “productos” del sistema; mientras no lo haga, será evidente que no cumple las promesas presuntas del sistema democrático, y que el sistema entero (la presunta democracia “liberal”, en fin, el sistema capitalista), en ese sentido, no estará legitimado en absoluto. El sistema se legitimará, por el contrario, cuando produzca la ciudadanía crítica (todos los ciudadanos) capaz de acabar con él.                     .
                            .
* * *   * * *
                                     .

En fin, según parece, la política es algo que les sucede a los trabajadores, no algo que ellos hacen para salir individual y colectivamente adelante, o para transformar, individual y colectivamente, la realidad. Según parece, la realidad política (las instituciones del Estado, las ideologías dominantes) transforma a los trabajadores, pero nunca podrá suceder, según dicen, lo contrario. ¿Hasta cuándo aguantaremos este sometimiento a las pasividades y el conformismo que, a pesar de nuestras presuntas intenciones, se produce en la práctica.
     
(1) cfr. Julia Varela y Fdo. Álvarez-Uría, "Arqueología de la escuela", Madrid, Edic. La Piqueta, 1991, p. 251
(2) cfr. aquí -acerca de quienes alaban el puro “estado de naturaleza”, según ellos, propio de los analfabetos; es decir, para qué querrían aprender a leer y escribir: lo que no conocen no son sino sofisticaciones artificiales sin las cuales viven muy bien (??); etc.- las reflexiones de Jonathan Kozol: "Analfabetos USA", Barcelona, Editor. El Roure, 1990
(3) contrastar con 'académico vs. cotidiano' [en Francesc Jesús Hernàndez i Dobon: "L'escola zombi", Alzira, Editorial Set i mig, 2002]; o con estereotipos esgrimidos a cuenta de las mujeres: 'naturaleza vs. cultura'; etc.
(4) cfr. Paul Willis: "Aprendiendo a trabajar. Cómo los chicos de la clase obrera consiguen trabajos de la clase obrera", Madrid, Edit. Akal, 1988
          .
Salustiano Martín (septiembre 2002)  
                                                                      .

sábado, 24 de agosto de 2013

¿Subimos el Salario, reestructurando la Deuda: contra FMI como Islandia, OIT, India, Obama...?


Comparativa del SALARIO MÍNIMO LEGAL en Europa (julio - 2013)
.
Según el último mapa recién publicado para nuestra Unión Europea (tan avanzada con respecto a la convergencia de mercados, consumos o acervo legislativo comunitario) sobre Salarios Mínimos hoy vigentes, un Empleo mensual -y sin 'economía sumergida'- puede pagarse por 753 € en este Reino de España sólo mientras que oficialmente va ya costando al menos hasta unos dobles 1.430 € en la República Francesa, 1.462 € en la de Irlanda, 1.478 € en el Reino de Países Bajos, 1.502 € en el de los Belgas, 1.874 € en el Gran Ducado de Luxemburgo, etcétera, etcétera, etc.

"Comisión Europea y FMI -esos mismos organismos que impusieron su recetario neoclásico de austeridad fiscal o devaluación interna- siguen, 'erre que erre': a pesar de habernos hundido con sus propuestas el crecimiento económico de nuestro país y del resto de Europa; a pesar de haber acelerado tanto con sus recomendaciones la destrucción del Empleo... hasta llevar a cotas históricas las tasas de Paro de España y de la zona Euro; a pesar de haber aumentado la Deuda pública de España como nunca antes en nuestra historia democrática, llevándola a una dinámica explosiva e insostenible, siguen recomendando sus mismas mentir[osas panace]as: más gravar el consumo y otra nueva bajada salarial...

El equipo liderado por James Daniel, jefe de la Misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) en España, dibujó un escenario lúgubre para nuestro país, cuyo raquítico crecimiento no logrará corregir la lacra del Desempleo, encima del 26% los próximos 5 años. Incluso afirmó que si las presiones de desapalancamiento y las dificultades financieras se intensifican, crearían un espiral tóxica entre los contextos macro y financiero que dejaría las Deudas tanto pública como privada en niveles elevados para el futuro. Las medidas adoptadas podrían tener altos multiplicadores y como resultado, se mantendría el país de modo que no puede volverse a crecer hasta 2017...

¿Cuándo asumirán las responsabilidades de sus actos? ¿Cuándo se crearan indicadores medibles sobre las consecuencias de sus recomendaciones? ¿Saben estos individuos que los salarios reales en nuestro país, durante el muy largo periodo 1997-2011, ya han caído sin traer ningún incremento -pretendido y anunciado, además para 'próximamente', siempre...- de nuestra productividad?

¿Se habrán enterado, sobre Islandia: mediante algunas Reestructuraciones de aquella Deuda -que les había llevado hasta la Ruina...- más Aumentos salariales nominales promedios del 5% anual e incremento del Gasto social, lleva ya más de 2 años con crecimiento próximo al 3%? ¿O, desde los Estados Unidos, habrán leído la propuesta de Obama: incrementar Salario Mínimoun 30%!- para dignificar las vidas a sus compatriotas, y reducir así la carga por su Deuda? Me temo que no.

¿Recetas del FMI para España?: bajar salarios pero subir el IVA (…) y el desempleo se mantendría por encima del 27%. Es ahí donde estamos ya, pero no se les ocurre otra cosa que más de lo mismo (…)

¡Qué diferencia con el nombramiento recientemente como Gobernador del Banco Central a Raghuram Rajan, economista excelentísimo que en su tiempo tuvo que abandonar el FMI por la osadía de predecir para la India el colapso financiero y económico que iba a tener lugar, lo que molestó sin duda a todos aquellos que se estaban forrando a costa de poner los cimientos de la Gran Recesión en que estamos! 

El FMI y la Comisión Europea, como parte de las ortodoxias económicas dominantes, han sido incapaces de hacer un diagnóstico razonable sobre lo que nos está pasando; pero además, y esto es mucho más grave, las pruebas que ha aportado para determinar causas de la sistémica Crisis actual, y justificar así sus medidas de política económica, están manipuladas o se basan en modelos cuyas hipótesis de partida son falsas. Son pura ideología.
                                .
Bajo su creencia de que los costes relativos mueven la economía defienden a capa y espada una rebaja salarial como salida para la crisis. Se equivocan en el diagnóstico. Las economías están dirigidas por su demanda, no por restricciones que dependan de la oferta y de las dotaciones existentes. Es la 'paradoja de costes': si todas las empresas consiguen rebajar los salarios, mientras aumenta el margen de beneficios conservando los precios a un nivel fijo, las empresas en su conjunto venderán menos productos y sus beneficios caerán... Esta España de hoy es buen ejemplo para ello.
                           .

En el último Informe Mundial sobre Salarios 2012-2013 (OIT) publicado por la Organización Internacional del Trabajo se afirma que “cuando los salarios aumentan paralelamente a la productividad, ambos se mantienen sostenibles y estimulan el crecimiento de la actividad económica, aumentando el poder adquisitivo de los hogares. Sin embargo, durante un decenio o algo más antes de iniciarse la Crisis, en muchos países vieron cómo se rompió el eslabón entre salarios y productividad laboral, contribuyéndose así a crear desequilibrios económicos”.

Este Informe muestra que, “desde el decenio de 1980, la mayoría de los países han experimentado una tendencia a la baja en la participación de los ingresos del trabajo, lo que significa que se ha destinado una proporción menor de la renta anual a la remuneración de la mano de obra y una proporción mayor a las rentas procedentes del capital. Esta situación se ha dado sobre todo en los países que han registrado un estancamiento de los salarios, pero también en aquellos en que los salarios reales han sufrido un fuerte aumento.

A nivel social y político, esta tendencia está creando la percepción de que los trabajadores y sus familias no están recibiendo la parte justa de la riqueza a la que han contribuido. A nivel económico, podría hacer peligrar el ritmo y la sostenibilidad del futuro crecimiento económico restringiendo el consumo basado en salarios... Esto es particularmente cierto allí donde la era del consumo basado en el endeudamiento ha conducido a un largo período en que los hogares deben saldar deudas contraídas con anterioridad”. ¡Perfecto!

Pero el Informe de la OIT da un paso más allá, cuando afirma, abro de nuevo comillas: “A escala mundial, si bien algunos países pueden mantener una balanza comercial favorable o salir de la recesión gracias a las exportaciones, lo hacen a expensas de la [re]generación del Déficit en los países importadores y de la reubicación de puestos de trabajo.

Para evitar situaciones de competencia que repercutan negativamente en los países vecinos, la vía del Crecimiento económico sostenible y equilibrado debe abrirse a través del consumo doméstico en los países con superávit y tendrá que basarse en otro de Salarios paralelo al de la Productividad laboral. La coordinación internacional puede contribuir a lograr resultados equitativos que beneficien a todos los países” De nuevo, perfecto.

Estas reflexiones sirven para ver que existen alternativas a la lúgubre ortodoxia, y sobre todo deben permitir plantear en voz alta, sin miedo, algunas preguntas: ¿por qué no hacemos como Islandia, reestructurando la Banca y sus Deudas, subiendo -mejor que, nuevamente, rebajando...- Salarios e incrementando el Gasto social?

¿Quién controlaría exactamente al FMI y la Comisión Europea? ¿No serán los mismos individuos que tras de su desaguisado recurren al dinero público para mantenerse, pese a todo, en sus privilegiadas posiciones?"

  

martes, 13 de agosto de 2013

"Inevitable redistribuir Ingreso -Mínimo- con rentas del capital…" según el nobel Krugman


La necesidad e incluso viabilidad, hoy, de alguna RENTA BÁSICA garantizada para todos [clicar enlace con propuesta] no es un patrimonio exclusivo de ninguna utopía idealista o revolucionaria; sino corolario lógico (análogamente a los otros del Sufragio y la Sanidad -o Enseñanza...- Pública, UNIVERSAL, por ejemplo) de ciertos cambios, desde cuanto menos ya 2 siglos, en la Producción económica organizada socialmente: hace ahora justos 200 años de cuando fueron ejecutados por el Gobierno inglés 18 trabajadores tras acciones 'luditas' –o seguidoras de Ned Ludlam, el supuesto 'capitán Ludd', quien intentaba sabotear una introducción de las nuevas máquinas que les acarrearían Precarización salarial y Paros crecientes...- reivindicando mejores condiciones laborales en 1813 para la industria textil de Yorkshire y Lancashire...

.
Así parecería seguir siendo este reverso inaceptable de nuestras vertiginosísimas mejoras en la Productividad económica con cada vez menos necesidades de personas ocupadas para lograr el mismo y hasta mayor Bienestar total; por todo lo cual tampoco se justifica llegar a concluir que pueda ser nada imposible continuar destinando cuanta riqueza colectiva necesitáremos para sufragar también la misma -e igualmente, ¿cómo no?, mejor- Prestación social de Jubilaciones o seguros del Paro, etc. Y en estos tan caldeados días del presente 2013, hemos leído la interesante rememoración actualizada por un reciente premio Nobel para Economía que -con versión traducida desde original, sobre 'The NEW YORK TIMES'...- de tamaño asunto sigue:  


¿Qué pasa cuando desaparecen los buenos empleos? Es una pregunta que se viene ya planteando durante siglos: "En 1786, los trabajadores textiles de Leeds, centro de la industria lanera en el norte de Inglaterra, desarrollaron una protesta reivindicativa contra el creciente uso de máquinas con garabatos”, las cuales iban tomando el control sobre unas tareas que solían ser desempeñadas hasta entonces por mano de obra cualificada.
.
¿Cómo será como aquellos hombres, de ahora en adelante lanzados al desempleo, van a proveerse para sus familias?”, clamaban los manifestantes. “Y además, ¿en qué van a poner a sus hijos para que intenten aprender?”.
.
No son preguntas tontas: con el tiempo -esto es, tras un par de generaciones- aquella mecanización daba origen a un amplio ascenso en los niveles de vida británicos. Sin embargo, difícilmente se podría también sacar en claro si el trabajador medio cosechó algún beneficio durante las primeras etapas de dicha Revolución Industrial; muchos trabajadores resultaron perjudicados por aquellos entonces, bien claramente.
.
Además a menudo fueron los más afectados aquéllos que, con esfuerzo, se habían afanado por estar preparados adquiriendo valiosas habilidades; tan sólo para descubrir que las mismas de pronto se habían devaluado súbitamente.
.
Así pues, ¿estamos viviendo en otra de tales eras? Y, si efectivamente así es, ¿qué vamos a decidir hacer al respecto?
.
Hasta hace poco, la sabiduría popular sobre los efectos de las tecnologías para el trabajador era reconfortante en cierto modo. Parecía claro que muchos trabajadores no compartirían plenamente -en muchos casos, ni lo más mínimo- los beneficios del aumento de productividad; en vez de eso, iban la gran mayoría de sus ganancias a una minoría entre todas las fuerzas laborales. Pero esto, decía la historia, se debe a que con tecnologías modernas estaba creciendo una demanda de trabajadores altamente educados al tiempo que disminuía la otra para los menos preparados.
.
Y la solución consistiría en “más formación”… Ahora bien, siempre hubo problemas con esa historia. Principalmente, si bien podría explicarse una creciente brecha salarial entre quien tenga títulos universitarios y quienes no, tampoco así cabría entender por qué un pequeño grupo -el famoso “1%”- estaba experimentando ganancias mucho mayores que los trabajadores más altamente formados en general.
.
De cualquier forma, pudiera haber habido algo más o menos comprensible en esta interpretación hace una década. Hoy, sin embargo, va surgiendo una imagen mucho más oscura respecto a los efectos de la tecnología sobre nuestra mano de obra. En esta imagen actual, algunos trabajadores altamente preparados tienen las mismas probabilidades que los otros menos educados de terminar siendo también desplazados y devaluados; al tiempo que pugnar por más enseñanzas pudiera crear casi los mismos problemas que resolviese.
.
Con anterioridad he anotado ya cómo la naturaleza de las crecientes desigualdades en los Estados Unidos cambió alrededor del año 2000: hasta ese momento, todo se había visto como trabajador versus trabajador; la distribución de rentas entre mano de obra y capital –o entre salarios y beneficio empresarial, si así se quiere- se había mantenido estable durante varias décadas. Pero desde aquel momento, de todo lo producido en general, la parte para mano de obra baja drásticamente.
.
Y resulta que no se trata de ningún fenómeno únicamente estadounidense. Un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo destaca que lo mismo ha venido sucediendo en muchos otros países, según debería pasar si las tendencias tecnológicas globales hoy estuvieran revolviéndosenos ya en contra de sus propios trabajadores. Pero además, algunos de los cambios bien pudieran ser acelerados repentinamente.
.
El Instituto McKinsey Global emitió informes hace poco sobre una docena de importantes nuevas tecnologías que considera con probabilidades de ser “socialmente perturbadoras”, alterando el mercado y nuestros convenios actuales. Incluso, una rápida ojeada a la lista del informe sugiere cómo algunas de las víctimas por tal alteración serán trabajadores que ahora son considerables altamente cualificados, quienes invirtieron mucho tiempo y dinero para poder adquirir esas habilidades.
.
Por ejemplo, se anticipa que vamos a estar viendo mucha “labor de automatización del conocimiento”, con software haciendo lo que solía requerir graduados universitarios. La informática más avanzada pudiera seguir reduciendo, aun, el empleo en manufacturas; pero también podría reemplazar a incluso algunos profesionales médicos.
.
Y bien, ¿deberían los trabajadores, por todo ello, continuar estando preparados para conseguir nuevas habilidades o competencias? Los obreros textiles del siglo XVIII en Leeds abordaron ya ese problema desde 1786: “¿quién podrá sostener a nuestras familias, entre tanto nosotros emprendemos las arduas tareas de aprender otros nuevos oficios”? Más, luego, ¿qué ocurrirá si el nuevo oficio, a su vez, se devalúa también debido al progreso ulterior en la tecnología?
.
Y los homólogos modernos de aquellos trabajadores en la industria lanera bien se pudieran preguntar más adelante: “¿qué nos pasará si, como tantos estudiantes, incurrimos en deudas por adquirir esas destrezas que nos dicen se necesitarían… sólo para enterarnos luego de que por la Empresa ya no se continúa más requiriéndolas igual?”
.
Entonces, la educación ya no será ninguna respuesta suficiente o eficaz a crecientes desigualdades, como alguna vez fue (lo cual dudo)…Y bien, ¿cuál sería una posible alternativa?
.
Si esta imagen que se ha trazado es del todo correcta, la única forma en que podríamos tener cualquier cosa que se pareciese a una sociedad de clases medias –o por la cual los ciudadanos ordinarios puedan lograr unas garantías razonables de mantener nivel de vida digno, aceptable, siempre cuando trabajen arduamente y actúen siguiendo las normas- sería sosteniendo algunas fuertes redes de Seguridad Social que les provean, y no de atención médica sólo mas con cualquier INGRESO MÍNIMO asegurado, también.
.
Y entre tanto porcentajes cada vez mayores del PIB van yendo al capital más que a la mano de obra, esas redes de seguridades tendrán que ser pagadas en gran medida por medio de los Impuestos sobre las crecientes rentas del Capital o/y demás resultados -también mejores, como porcentajes...- de Sociedades, con sus inversiones.
.
Ya puedo oír a los conservadores gritando sobre los males de tamaña “redistribución”. Pero, y si no, ¿qué acaso, exactamente, podría proponerse por ellos con algún rigor en su lugar?"
.
The NYT - 06/17/2013)
.

viernes, 2 de agosto de 2013

Hacienda cobró a Grandes Empresas 3'5 %: inconfesado ‘recorte’ de PPSOERCCIUP...y...


Quisieran que siguiésemos entretenidos con aquellas apasionadas escandaleras voceadas a propósito de 'algún Sms... y los Recibí...' sobre solo unos miles o incluso millones... mientras que -¡muy unánimes mentes, siempre ahí, digan lo que sea!- siguen evitando el debatir tantísimos MILES DE MILLONES DE EUROS REBAJADOS a Grandes Empresas en las que luego van recibiendo -igual unos que otros...- nuevos Altos Cargos, nada más dejar los previos coches oficiales del Partidismo supuesto para [dizque] Servicios Públicos...
.
No es ninguna exagerada falsedad calumniosa sino cierta conclusión que se ha demostrado con datos oficiales: dichos 'Regalazos' inadmisibles -una y otra vez malversados desde Hacienda para pocas Compañías privilegiadas, con los que se ceban sus crecientes Beneficios, pregonadísimos aun en plena Crisis- terminan siempre financiándose por mayores 'Recortes' a todo lo nuestro...


'El informe anual de recaudación de 2011, publicado esta semana, completa el retrato del descalabro en el Impuesto de Sociedades, que grava los beneficios de las Empresas. Los gigantes empresariales de Grupos consolidados, aprovecharon a fondo durante 5 años la Reforma del Impuesto, que bajó tipos, y su generoso sistema de las deducciones. Pasaron de pagar a las arcas públicas 12.673 millones en 2006 a 3.012 millones en 2011, MENOS DE LA CUARTA PARTE. Una cantidad que supone apenas el 3,5% de los 85.984 millones de beneficios declarados ese año. Y un boquete descomunal en los ingresos públicos.

El Gobierno socialista de Pérez Rubalcaba con ZP aprobó en 2007 una Reforma del Impuesto de Sociedades bajando por primera vez en esta Democracia el gravamen teórico sobre los Beneficios empresariales: del 35% al 30% (ó del 30% al 25% para las Pymes): lo que se había planteado como una reforma gradual, tuvo aplicación casi del todo inmediata por la presión de CiU; y la tan anunciada “poda” de generosas deducciones que disfrutaban las Grandes Empresas quedó en casi nada.i

El entonces Vicepresidente económico, Pedro Solbes, defendió que los impactos en la recaudación serían manejables; porque -aparte del ser "de Izquierdas el bajar Impuestos"...- dicha 'Rebaja mejoraría la competitividad y los resultados de muchas Empresas, lo que acabaría repercutiendo en las arcas públicas'...

Cuando la presente Crisis había ya irrumpido en 2009, y pese al desplome de sus ingresos, el último Ejecutivo del PSOE aún abrió la mano más... a mayores Beneficios fiscales para las Empresas —permitiendo acelerar las amortizaciones de activos; lo que, para la contabilidad, rebaja Beneficios por los cuales deben tributar— y muchas Grandes Empresas aprovecharon a fondo esas ventajas dadas para reducir hasta la mínima expresión sus pagos en Hacienda.
 .
Según la Agencia Tributaria, las 32.000 Sociedades integradas en 4.000 Grandes grupos cosecharon el año 2011 un resultado positivo de 85.948 millones, frente a los 57.941 millones que lograron el resto de las otras Empresas, más de un millón. Pero tras la aplicación de los diversos ajustes en las bases imponibles y su cuota del Impuesto, la factura fiscal de los Grupos consolidados adelgazó hasta UN TERCIO DE LO QUE PAGAN EL RESTO de las Empresas españolas al Fisco por este tributo.
 .
Si la comparación de lo que las Empresas ingresan al Erario es con la 'base imponible' -o sea, una vez aplicadas ya sus deducciones- los Grupos consolidados, partiendo del tipo teórico de 30%, pagan un 17,7% tan sólo. El resto de empresas -con unos tipos teóricos del 25% para las Pymes y del 30% para las compañías que no consolidan- apenas llegan al 19% de dicha 'base' ya reducida sobre los Beneficios totales.
  

Cuando se incluye a todas las Empresas las aportaciones en Hacienda ascienden al 8,8% de sus Beneficios declarados durante 2011, aunque solo un lustro antes pagaban más del 19%. De nuevo, es BASTANTE MENOS DE LO QUE PAGAN LAS FAMILIAS en el IRPF, un 11,9% de su Renta bruta...'

(Alejandro Bolaños, EP-2/08/13)
.